El PCM denuncia el inicio de curso caótico del consejero reprobado PDF Imprimir Correo
Escrito por pcmadrid   
Domingo, 30 de Septiembre de 2018 21:50

Descargar

Un año más, iniciamos el curso escolar instalados en el caos. El calendario se adelanta arbitrariamente, pero falta profesorado en los centros para recibir al alumnado. Faltan colegios e institutos públicos en numerosos distritos y municipios de Madrid. Las obras de las nefastas construcciones por fases amenazan la seguridad de nuestr@s hij@s. Faltan plazas escolares públicas en las distintas enseñanzas, sobre todo en la FP pública, la Educación Infantil y en el bachillerato de Artes. No se reducen las ratios, ni las horas lectivas, ni aumenta el profesorado, porque no se cumple la tasa de reposición ni lo firmado en el Acuerdo sectorial, con lo que el profesorado está saturado y precarizado: demasiad@s compañer@s con medias jornadas y compartiendo centros. El pésimo nuevo programa informático Raíces desespera a administrativ@s y equipos directivos. La masificación de las aulas es sistemática en los municipios del sur. El proceso de escolarización es opaco y tramposo en favor de la privada concertada, generando en la Pública centros masificados y centros gueto. En Vallecas y Moratalaz la DAT ha dado instrucciones de ampliar ratios en Infantil Y Primaria. Hay colas de familias de madrugada en el SAE, lo que anuncia conflictos en la escolarización por una falta absoluta de planificación. Mayor masificación mientras se ningunea profesorado de apoyo en estos centros.

No nos cansamos de denunciar que este caos es un caos programado. Es la voluntad política del  gobierno del PP en la Comunidad de Madrid. Cada año se repite la misma historia, porque es justamente esto lo que el gobierno pretende: la profecía autocumplida. Quieren convencernos de  que lo Público no funciona, encargándose ellos mismos de gestionarlo pésimamente para que lo creamos y nos llevemos los hij@s a la escuela privada concertada.  Y si aún así perseveramos en elegir la Pública, el maltrato a nuestros derechos es constante cada inicio escolar y sostenido a lo largo de los cursos.

El presupuesto para la Pública no deja de bajar, mientras destinan cada vez más partidas a la escuela privada concertada. El consejero Van Grieken, reprobado por la Asamblea de Madrid -que por estar reprobado, en un sistema parlamentario sano, debería haber dimitido hace tiempo- ha experimentado este mes la indignación de muchas comunidades educativas, de Getafe a Valdebebas,  entre otras muchas, pero, instalado en su habitual hipocresía, anuncia los cheques-bachillerato para concertar una etapa no obligatoria, es decir, para regalar dinero de tod@s a sus amigos de la privada. La Consejería que él dirige no dota a los centros públicos de las plazas que demanda la comunidad educativa, para derivar alumnado a los centros privados y garantizarles el negocio. Se sigue favoreciendo la construcción de centros privados en suelo público, a los que se promete el concierto por anticipado, mientras los centros públicos ven paralizadas sus obras o eternizadas en fases para multiplicar los negocios de algunos y estimular nuestro desapego. No lo van a conseguir.

La ministra Celaá anuncia la derogación del decreto de medidas urgentes de Wert que llevamos sufriendo y denunciando desde el 2012. El decreto que instauró  los recortes, el aumento de las ratios, la disminución del profesorado, etc. pero deja a las Comunidades Autónomas la responsabilidad de su desarrollo, de manera que l@s madrileñ@s quedamos al albur de un  gobierno del PP que lo tiene claro: no lo va a ejecutar en absoluto.

El gobierno de Ángel Garrido lo afirma -sin complejos, dicen; con desfachatez impropia de servidores públicos, decimos nosotr@s-: Su apuesta es el negocio de la escuela privada concertada y así lo han trasladado, no sólo en sede parlamentaria, sino a través de los ayuntamientos y juntas de distrito en forma de mociones en defensa de su modelo privatizador. El PCM, a través de su participación en Izquierda Unida, en Ahora Madrid y otras convergencias municipales, mostrará de manera inequívoca su apoyo a la Escuela Pública en esos debates y en cuantos tengan lugar. Lo afirmamos rotundamente: La escuela privada concertada es un robo de dinero público y un sistema segregador, clasista y elitista que impide la igualdad de oportunidades de l@s madrileñ@s. El derecho a una educación de calidad es innegociable y se debe garantizar en la Escuela Pública.

Por eso el Partido Comunista de Madrid se solidariza con  todas las comunidades educativas que se organizan contra los recortes y las privatizaciones de la Escuela Pública y saluda su capacidad de movilización, imprescindible en estos momentos, porque sólo así se consiguen las justas reivindicaciones que exigimos. Felicitamos al CEIP Uruguay de Latina, que ha conseguido ver ampliada la línea de Infantil, y al CEIP Alejandro Rubio de Guadalix, por desenmascarar el fiasco pedagógico del programa de bilingüismo de la CAM.

El PCM  trabaja positivamente para el encuentro de todas las luchas, caminando hacia la gran movilización unitaria de octubre. Por eso, el 24 de octubre el PCM estará en la Plaza Mayor de Madrid con la Marea Verde y el 27 de octubre participará en la manifestación estatal bajo el lema Si nos movemos, lo cambiamos todo.

Tod@s junt@s, en la lucha social cotidiana y en la gran cita de octubre, además de en la convergencia política que construimos en Hacer Madrid, estamos abriendo el camino que nos va a llevar a desalojar al PP del gobierno de la Comunidad de Madrid. Se lo debemos a nuestra Escuela Pública.