El inicio del curso escolar en Madrid, un caos programado contra la Pública PDF Imprimir Correo
Escrito por pcmadrid   
Viernes, 15 de Septiembre de 2017 15:23

Iniciamos el curso escolar 2017-2018 en el caos programado, una vez más. El Partido Comunista de Madrid denuncia que no es un problema de falta de eficacia o mala gestión de la Consejería de Educación, es la política fehaciente del  gobierno de Cifuentes de acoso y derribo a la Escuela Pública y de trasvase generalizado de recursos a la privada-concertada.

Madrid es una de las Comunidades Autónomas que menos invierte en Educación con uno de los PIB per cápita más altos de España. Invertimos la mitad que Euskadi, que se sitúa a la cabeza con PIB per cápita similar. De nuevo es la privada-concertada en Madrid la que se lleva el aumento del presupuesto, mientras los recortes continúan en la Pública. El PP de Cifuentes  beneficia a sus amigos, ideológicos y económicos, y juega con nuestro derecho a una Escuela Pública digna.

La Consejería no cumple con la construcción de nuevos centros públicos, pese a los compromisos arrancados en La Garena, Las Tablas, Rejas, etc. y cuando se inician las edificaciones, si no son las fases interminables y los riesgos de asistir a clase en la mera obra,  ocurre que las empresas adjudicatarias aplazan los tiempos  o se declaran en quiebra. Es urgente investigar unas circunstancias que recuerdan demasiado a las mordidas de la Púnica.

En cambio, debemos destacar el compromiso del Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Ahora Madrid, que, pese a las exigencias de Montoro, ha decidido no parar las obras de mejora que se han estado realizando en numerosos colegios durante el verano. Igualmente, celebramos la inauguración del CEIPSO La Luna de Rivas, que ha sido posible gracias a la financiación del Ayuntamiento de Somos Rivas (IU y Equo).

Son numerosos los municipios y distritos de Madrid que no cuentan con Centros Públicos de Enseñanza,  pese a las reiteradas exigencias de las Comunidades Educativas. Cuando de libre elección se trata, según reza la propaganda del PP, las familias que elegimos Pública, no tenemos dónde escolarizar a l@s nuestr@s y tenemos que aceptar la terrible masificación de las aulas e incluso las derivaciones - qué curioso- a la concertada.

Los estudios de la FREM de CCOO alertan del aumento del alumnado que se ha quedado, un año más, sin poder matricularse en las diversas enseñanzas en la Pública. Esto es especialmente sangrante  en la FP, donde se cierran ciclos o no se ofertan plazas suficientes en la Pública  -de hecho es imposible encontrar plaza en la convocatoria de septiembre-  con el objetivo de desplazar alumnado a la privada-concertada. En la Pública lo único que prolifera es el bilingüismo segregador.

La administración ningunea el aumento de profesorado en los centros, lo que provoca que muchas optativas no se puedan ofrecer. En cambio, en este Estado supuestamente aconfesional, la optativa de  religión, con la LOMCE, computa para la nota media. No es una materia científica, no tiene sitio en la Escuela laica que queremos.

Por otro lado, el gobierno de Cifuentes ha impuesto un calendario para este curso en el que se suprimen los exámenes de septiembre, sin consultar a la Comunidad Educativa. Habrá familias, mal aconsejadas, que apoyen la medida por razones de conciliación laboral y familiar, lo que es comprensible con los largos horarios laborales que soportamos, y habrá quien se felicite de la reducción en las vacaciones del profesorado, ese funcionariado privilegiado al que recortar los derechos que ganaron luchando, pero habría que reflexionar seriamente sobre las oportunidades que pierden los estudiantes de Secundaria, pues el tiempo que  tenían para recuperar las materias suspensas, queda reducido ahora a dos semanas de junio.

Los estudiantes de Secundaria han visto cómo se aplican unos criterios de promoción aparentemente contradictorios con aquel objetivo de mejora de la calidad de los contenidos que pregonaba la LOMCE. Y es que ahora se puede pasar de curso con una cantidad muy  variable de asignaturas suspensas. La medida pretende maquillar las estadísticas de la UE sobre repetición y fracaso escolar en España, pero las consecuencias de estos criterios de promoción perjudican gravemente al alumnado, cuando ha de superar todo lo pendiente de golpe si aspira a obtener el título de Enseñanza Obligatoria en Cuarto de la ESO. Entonces ya no hay estadísticas que edulcorar y sí mucho interés en que no se llenen las aulas de Bachillerato ni, por supuesto, de la Universidad.

El PCM denuncia el flagrante incumplimiento del Acuerdo que firmó la Consejería de Educación con los sindicatos del profesorado el mes de junio pasado. Es una auténtica tomadura de pelo el descuelgue inmediato del  Acuerdo que ha realizado la administración del PP, previa campaña propagandística para colgarse la oportuna medalla. Ni reducción de las horas lectivas, ni bajada de ratio profesor-alumno, ni aumento de cupos de profesorado. De hecho, las horas de tutoría en la ESO se han dado sin aumento de cupo. Nada.

Y por si eso fuera poco, el profesorado interino asiste al enésimo maltrato laboral con los errores en las adjudicaciones, durante el verano y todavía hoy,  la imposición de medias y tercios de jornada, centros compartidos y la obligatoriedad de impartir, en fraude de ley, especialidades que no les corresponden.

Resulta totalmente inadecuado que el alumnado de Primaria no cuente desde el primer día de clase con sus tutores, sus figuras de referencia, y otros profesores, porque la administración no cumpla con su responsabilidad de cubrir las plazas vacantes

Si las condiciones del profesorado en Madrid son cada vez peores, no son mejores para el  personal no docente, con recortes constantes en sus derechos laborales y sin que se cubran correctamente  las necesidades de los Centros escolares. Como ejemplos,  el POSI o el personal de Secretaría, que se enfrenta a un programa SICE cuyos fallos informáticos deben de ser proporcionales a la cuantía de la presunta mordida en la empresa ICM que investigan actualmente los tribunales y que dificulta aún más el comienzo de curso en los Centros escolares.

El PCM hace un llamamiento a los sindicatos del profesorado, y especialmente, a la FREM de CCOO a denunciar el incumplimiento del Acuerdo firmado. Con estos mimbres, el Pacto Educativo al que se decía aspirar desde los partidos del régimen, que ya preveíamos muy difícil, se antoja ahora imposible. Por eso, el PCM participa de la propuesta de ley educativa alternativa que se elabora en Madrid por una Nueva Política Educativa, trasladando los acuerdos estatales de la Comunidad Educativa al marco madrileño.

Es tal el caos programado que es tiempo de organizar la respuesta social. El PCM estará junto al resto de organizaciones y colectivos que integran la Marea Verde de Madrid, con los que compartimos la defensa irrenunciable de la Escuela Pública.

Última actualización en Viernes, 15 de Septiembre de 2017 21:27