TUS VERSOS SERÁN SIMIENTE DE LIBERTAD Y COMPROMISO. PDF Imprimir Correo
Escrito por pcmadrid   
Domingo, 27 de Noviembre de 2016 14:16

En el silencio escribo.

Al silencio le arranco sus hojas más vibrantes,

campanas que me aturden bajo el grito

de “alertas” implacables.

Marcos Ana

 

Una vez más el paso inexorable de la vida no perdona ni siquiera a los imprescindibles; nos ha dejado en un día frío de otoño nuestro camarada Fernando Macarro Castillo más conocido como Marcos Ana. Considerado como decano de los presos antifranquistas por antonomasia, pasó 23 años en diferentes penales a lo largo y ancho del territorio español. Su calvario comienza en 1939 tras la caída de Alicante yendo a parar al campo de concentración de Albatera controlado por fascistas italianos, no será casualidad dicha circunstancia, sino que será un  acicate en años posteriores para denunciar la intolerancia de todos aquellos presos víctimas de la opresión y de la intolerancia, por poner uno de los ejemplos más significativos, son celebres sus esfuerzos para condenar el apartheid surafricano y pedir la liberación del líder  Nelson Mandela pues no hay que olvidar que Marcos Ana era ante todo, un antifascista.

Ese largo periplo finaliza tras pasar veintidós años y siete meses cuya liberación se procedió en un 17 de Noviembre de 1961 en el tristemente famoso Penal de Burgos. Sufrimientos y penalidades sepultadas bajo las piedras y los cerrojos de los presidios. No cejó en su empeño de poner la palabra frente la tiranía de aquellos que querían subyugar los anhelos de libertad de todos aquellos luchadores que inundaban las cárceles franquistas.

Hay que subrayar que la libertad de Marcos Ana se debió a una campaña internacional de prensa, iniciada gracias a la publicación de sus poemas fuera del territorio español. En esa dirección, las distintas ediciones de su libro Te llamo desde un muro (Poemas desde la Prisión) serán primordiales para dar voz a la situación que vivían muchos hombres y mujeres antifranquistas. Vocación literaria en la que habría que remontarse desde su ingreso en el Partido Comunista de España en plena la Guerra de España  siendo esta última  la piedra angular que le permitiría conocer de primera mano a Rafael Alberti y a María Teresa León. Ya en la cárcel  se había convertido en el poeta Marcos Ana, un  aprendizaje poético en el que fueron determinantes las lecturas que durante ese periodo pudo realizar: libros de Antonio Machado, Lope de Vega, Quevedo,  García Lorca, Alberti y Miguel Hernández, libros que sus compañeros pudieron pasarle clandestinamente, que el preso leyó y que le inspiraron sus primeros versos. Es lo que algunos filólogos han denominado como poesía “urgente”.

Tras conseguir la libertad en 1961  Manuel Fraga Iribarne-ministro de Información y Turismo procedió a una dura campaña de desinformación hacía Marcos Ana en  medios tan significativos como la prensa, radio y televisión. A modo de ejemplo algunos de ellos como el ABC le describían no sin cierta ironía como el “Garcilaso Rojo”.

Ya en Paris, el propio Marcos Ana, luchador infatigable, se apresuró a fundar el Centro de Información y Solidaridad con España (CISE), cuyo presidente de honor fue el mismísimo Pablo Picasso. Allí tuvo que lidiar con varios exiliados de marcada ideología anticomunista como fue el caso de los infundios que procedió Salvador Madariaga hacía el poeta.

Muerto el general Franco, Marcos Ana, símbolo de lucha y de las libertades democráticas encabeza la lista del PCE por la provincia de Burgos en las elecciones del 15 de Junio de 1977 al Congreso de los Diputados. Si bien es cierto que no consiguió acta de diputado el paso cualitativo  de una dictadura a la democracia era ya un hecho.

 

 

David García

Secretaría de Memoria PCM